Los piercings en los hombres

Entre los hombres, el piercing está menos extendido que los tatuajes. Además, aquellos que eligen perforarse durante su juventud, normalmente, se lo retiran algunos años más tarde, algo que es mucho más difícil hacer con un tatuaje.

Culturalmente, los hombres tienen menos costumbre que las mujeres de hacerse un agujero en las orejas. De hecho, el cartílago o el lóbulo de las orejas no son los lugares más elegidos por los chicos cuando deciden hacerse un piercing.

Entre los hombres, los lugares más comunes son: el arco de la ceja, la nariz o los labios (normalmente, entre el labio inferior y el mentón). Un piercing les puede dar un toque de originalidad, aportarles encanto y hacerlos más atractivos. El piercing masculino tiene un sentido menos estético que el femenino, además no se utilizan grandes joyas, sino simples aros o pequeñas piedras. Sin embargo, existen una gran variedad de joyas y de diseños de piercing para chicos.

Existe también lo que se conoce como dilatación, una técnica que consiste en poco a poco agrandar el agujero del piercing, normalmente el lóbulo de la oreja. Esta técnica es mucho más común entre hombres que mujeres. 

Sin embargo, es menos común el piercing en el ombligo, que se considera más femenino, aunque hay chicos que lo lleven, al igual que los hay que se perforan también los pezones, la lengua y los más atrevidos los genitales, de distintas formas. 

También te puede interesar:

Comentarios